© 2017 by Noshture.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon

¿Qué necesitas saber de la etiqueta de los alimentos?

June 13, 2017

El etiquetado nutricional es la información objetiva que podemos encontrar en un alimento envasado. No es lo que a la industria alimentaria le apetece más enseñar así que, por lo general, suele estar en la parte trasera del envase y en letra muy pequeña. En la parte delantera, bien grande y destacado se encargan de poner lo que quieren vendernos, el marco legal es muy amplio y la industria alimentaria tiene muchos intereses económicos, así que no hay que creerse firmemente lo que anuncia el producto. Pongamos un ejemplo: en un bote de Nesquik se destaca el contenido en vitamina D, zinc y hierro como un valor añadido del producto, y se omite que más del 70% del producto es azúcar.

 

Tranquilo, en este post tienes las herramientas para analizar la información básica de los alimentos. Distinguiremos entre dos partes: la tabla de información nutricional y el listado de ingredientes.

 

Tabla de información nutricional

 

Ración. Primero de todo hay que fijarse en leer la información por 100g de producto y la cantidad descrita como ración ya que suelen aparecer las dos. Por ejemplo, en un yogur nos pondrá los datos nutricionales por 100g de producto y al lado por unidad de 125g. Ya que te comes el yogur entero, hay que fijarse en lo que aporta por unidad, ración o dosis de alimento.

 

Calorías/energía. Nos indica el aporte energético del alimento. ¿Es útil? No. Contar calorías no es imprescindible para seguir una dieta saludable y el consumidor no tiene porque saber ni contar cuantas calorías exactas incluye en un día o ingesta. Además, a igual número de calorías dos alimentos o mejor dicho productos alimenticios pueden ser muy diferentes. Por ejemplo, los frutos secos tienen muchas calorías, un puñado puede contener las mismas que un refresco y, no cabe duda que es más saludable el puñado de frutos secos que la lata de refresco, pero claro los frutos secos te da miedo comerlos por si te engordan. 

 

Grasas. ¡No te asustes!, que un alimento contenga grasas no hace que obligatoriamente tenga que ser menos saludable. Pero si que hay que tener especial cuidado con el contenido de grasas trans ya que están relacionadas con riesgo de enfermedades cardiovasculares. El problema es que en la tabla nutricional, no es obligatorio especificar, solamente se especifican grasas saturadas, y no todas las saturadas son malas para la salud aunque si hay que tener en cuenta que no representen un % muy elevado. Hay que potenciar las insaturadas en la dieta. Si no lo especifican, crea confusión y el consumidor busca productos lo más bajos en grasa posible, por eso de no engordar.

 

Hidratos de carbono. Otro dilema, solamente indica el valor nutricional, es decir la cantidad que contiene de este nutriente el alimento pero es mucho más importante saber qué tipo de hidratos de carbono contiene. En el etiquetado se distinguen los azúcares pero no se puede entender leyendo la tabla si el azúcar es añadido o naturalmente presente en el alimento (siendo naturalmente presente en el alimento como por ejemplo la lactosa de la leche, o la fructosa de una manzana, no es perjudicial). Tampoco siempre indica la cantidad de fibra, puede ser igual la cantidad de hidratos de carbono de un producto de bollería que de un pan integral sin harina refinada y claro, nutricionalmente no tienen nada que ver.

 

Proteína. No suele dar tanta confusión, indica la porción de proteína, pero no siempre el consumidor es consciente de cuanta proteína necesita por ingesta, ración o día. Aunque, es bastante difícil en general que tengas un déficit proteico con una dieta variada, la mayoría de población come en exceso.

 

Sal. Es interesante y cada vez más se incluye al lado del contenido, el porcentaje con respecto al valor de referencia diario (también si en la tabla salen minerales y vitaminas) Si no, de que le sirve al consumidor por ejemplo ver que un alimento contiene 1g de sal si no sabe qué representa. Por cierto, no deberías consumir más de 2,5g de sal diarios.

 

Después de analizar los puntos básicos, seguramente te quedas igual o con más dudas. Por eso, la clave no es la tabla nutricional sino el listado de ingredientes.

 

Ingredientes

 

Los ingredientes siempre tienen que estar ordenados de mayor a menor presencia en el alimento. Entonces, ¿si el primero es el azúcar significa que es el producto es mayoritariamente azúcar? exacto. Y si, puede que nos lo hayan vendido como cualquier otra cosa, no pondrán en un envase azúcar con un poco de cacao, azúcar con cereales integrales, …

 

Además, en los ingredientes es donde realmente podremos valorar qué tiene el alimento. En la lista si estarán diferenciadas las grasas que lleve (si es aceite de oliva, de palma, de girasol), si tiene azúcar añadido en cualquiera de sus múltiples presentaciones (fructosa, sacarosa, almíbar, sirope, jarabe, glucosa,….), etc.

 

La lista de ingredientes cuanto más corta mejor, ya que es el reflejo de que es un alimento real, sin procesar o con el mínimo procesado, sin empeorar el aporte nutricional. Por ejemplo: un yogur es un procesado, pero puede ser un buen alimento siempre que en el listado de ingredientes veamos: leche y fermentos lácteos, nada más.

 

 

Espero que te haya gustado y para que te sea más fácil aplicarlo....

 

¡¡Te regalamos un manual para interpretar etiquetas de alimentos!!

 

Suscríbete al blog de Noshture y te enviaremos un manual para que puedas llevar al supermercado y comparar, decidir y elegir alimentos más saludables.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload