HALF EMPURIABRAVA 2018


6:30 de la mañana y ya suena la alarma en Empuriabrava, hora de levantarse. Hemos dormido en un apartamento a escasos metros de la meta.

Por cierto, antes de seguir mentiría si dijera que este Half empezó en Empuriabrava. De hecho, empezó hace más de un mes con la alimentación, y en concreto 3 días antes. Desde Noshture me habían preparado los 3 días previos a la competición un menú de carga impresiónate. Pasé de entrenar durante varias horas al día y comer durante unos minutos a entrenar unos minutos y comer a todas horas. Bromas a parte, esta era la sensación que tenía, fueron 3 días de no parar de comer grandes cantidades de hidratos, entre otros alimentos. De hecho, ya me preparaba la comida en un sólo plato para que fuera visualmente y psicológicamente más fácil de ingerir. Pese a que tengo que reconocer que no sabía como iba acabar todo esto, tengo que reconocer que confié totalmente en Noshture, así que veremos como acaba.

Así pues, el día previo a la competición, raro en mí, ya deje preparado todo el material para la competición. Esta vez, además, era la primera vez que competía con la ayuda de Noshture, que como ya sabéis, me están ayudando y mucho en mi camino hacia el Ironman. Así pues también dejé preparado todas las indicaciones que Noshture me habían indicado.

Me levanto y sólo pienso en desayunar bien, había que preparar el cuerpo para aproximadamente 5h de esfuerzo físico. Así pues, desayuno y me meto a la ducha. Sí a la ducha, viene siendo una tradición el ducharme antes de la competición y encontrar esos 2 minutos de calma para focalizar cada uno de los momentos que me llevará la competición.

Me cambio y salgo del apartamento junto a padre. Quien de camino al Check-in en boxes me invita a un café, un pelín más largo pero en la misma taza, como siempre.

Llego a la zona de transición y ya preparo todo el material y alimentación que necesitaré durante la prueba, hincho la ruedas de la bicicleta, sitúo los bidones en la bicicleta y pongo las barritas y geles de ArtSportFood que Noshture me había indicado.

Una vez el Chek-in realizado, llega Madre, mi hermano y Saray (su novia) y finalmente mi tía Angela y Esther, mi pareja.

Me pongo el neopreno con su respectiva vaselina y caliento un poco con gomas, últimos bocados a un plátano y pastilla de sales minerales, “ tarde como siempre” me voy pitando hacia meta, quedan tan sólo 3 minutos, saludo a @trijuls ya situada en la línea de salida y le deseo suerte.

EMPIEZA EL HALF DE EMPURIABRAVA

Suena la bocina y empezamos a entrar en el agua, una mar un tanto revuelta a la que cuesta entrar de frente por las olas que llegaban a la orilla. Una vez situados, empiezo el sector de natación, un tanto agobiado, no me encuentro nada cómodo con el neopreno y “me tira” un poco del hombro, pero poco a poco voy avanzando y salimos del agua, un poco cabreado por que no era la natación que esperaba, pero en fin, tocaba el tramo de bicicleta, uno de los sectores que más me gusta.

Durante la transición me tomo un gel de ArtSportFood y empiezo la bicicleta. Al principio todo bien, me encuentro a buen ritmo y voy comiendo conforme las indicaciones de Noshture.

En el kilometro 26 empiezan los problemas, se me cae el ÚNICO bidón que tenia de agua del portabidón trasero, que estrenaba justo en esta competición, y a los pocos metros se me cae el bidón porta herramientas, situado justo al lado. Así pues en cuestión de 10 minutos me quedo sin agua y sin herramientas en caso de pinchazo. Pese a ello, evidentemente, decido seguir, pues tenía 2 bidones con bebida isotónica y el agua de la organización, sólo quedaba rezar para no pinchar.

De esta forma fueron pasando los kilómetros y cada vez el viento soplaba más fuerte, hecho que me preocupaba por no sacar un sector de bici con el tiempo que tenía en mente, pero había que seguir y pensar que cada 30km tenía a la familia animando para seguir dándole pedales a la bicicleta.

Se acaba la bicicleta y entro para realizar la segunda transición, en la que me guardo un gel y 2 pastillas de sales minerales, o eso pensaba, en el bolsillo del trimono.

Salgo a correr y me sigue mi hermano animando y corriendo a la par, cuando miro el reloj y veo que vamos a 3’50” y le digo: “ ehhhh, tranquilo titu, que son 21km, hay que llegar a meta”.

A continuación, me estabilizo un poco y en el kilometro 3 esta toda la familia animando y Esther que me acompaña unos minutos y me dice: “ venga Xavi, que si acabas el correr en 1 hora y media haces marca!”. Yo, entre risas, le respondo: “no voy aguantar este ritmo 21km, ahora cuando te vayas aflojare un poco más”.

Siguen pasando los kilómetros y las piernas no quieren frenar, querían buscar ese ritmo de 4’30” y me dejé llevar, “ que sea lo que tenga que ser” pensé.

Tocaba echar mano al bolsillo para tomarme la primera de las dos pastillas de sales minerales que me tocaba tomar durante la carrera a pie y… ¡ Sorpresa! Solo me quedaba un gel y el envoltorio de una pastilla de sales que me había tomado durante el sector de bicicleta. Empiezan las dudas, el tramo de carrera a pie siempre había tenido rampas y las indicaciones de Noshture pasaban por tomarme esa dosis de Sales Minerales. Así pues decido seguir al mismo ritmo y en el kilometro 10 me vuelvo a encontrar con la familia, a lo que saco el envoltorio de sales minerales que no había tirado y les digo: “ necesito una como esta, esta en la mochila”. Rápidamente mientras daba la vuelta, unos 2 kilómetros hasta volverlos a ver, mi hermano se dirige hacia el coche, donde se encontraba la mochila con una pastilla de Sales Minerales.

De esta manera mi hermano consigue llegar de nuevo para darme las Sales y me dice: “he corrido más que en toda mi vida para traerte esto, vamos, ahora dale caña y mantén el ritmo, que vas muy bien”.

Me tomo la pastilla y focalizo la atención en lo que me queda, kilometro 14,5 último gel y medio plátano, y de ahí hasta el final había que dar el resto.

Y así fue, me tomo el gel, medio plátano y directo a por la meta. En el kilometro 17 me encuentro de nuevo a @trijuls donde nos animamos mutuamente y me dice: “ vinga va, que ja ho tens”. Así pues, bien de piernas, decido poner un puntito más de ritmo para llegar a meta.

Y ahora sí, 400 metros para entrar en meta, subo la cremallera del trimono, buena cara, sonrisa y entrada a meta: 4h 56’ 46” según el tiempo oficial.

Feliz y contento saludo a toda la familia y me dicen: “ ¿Que te pasa? ¿Que no te sientas? Si que has llegado bien a meta hoy no…” Bien cierto, es que en anteriores Half’s siempre acababa muy cansado, vacío de energía y con mucho dolor muscular, y esta vez pienso que las indicaciones de Noshture me han aportado una mejora significativa en mis resultados.

Así pues, aquí finaliza el Half de Empuriabrava 2018, nos vemos en la próxima!

#nutricion #deporte #nutricióndeportiva #triatlon #NoshtureIronman #energia #ingestas #entrenamiento

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon

© 2017 by Noshture.